REDUCTORES Y DESTRUCTORES DE OZONO.

Incluso en un sistema de tratamiento de aire o de agua de ozono diseñado correctamente siempre habrá algo de ozono residual en los gases de escape de la instalación de ozono. Con un destructor de ozono térmico, catalítico o mixto, todo el ozono residual se elimina de forma fiable en una manera eficiente y segura.

El gas residual se calienta a aproximadamente 50 °C y luego se pasa a través de un lecho de catalizadores que convierten el ozono en oxígeno en hasta un 99.9%.

Todos nuestros destructores de ozono tienen una alta eficiencia de destrucción de ozono y aseguran < 0,1 ppm de ozono en aire después del paso por el destructor.